Páginas

Amaxofobia

La amaxofobia o miedo a conducir, se trata de una conducta que nos lleva a evitar ponernos al volante y en los casos más extremos, subirnos a un coche.



Etimológicamente, la palabra "amaxofobia" proviene del griego, “amaxos” = carro, “fobia” =  temor.

Es un trastorno muy común que lo padecen  1/3 de los conductores españoles. Puede presentarse en distintos grados, desde un trastorno suave que no nos impide conducir, aunque resta capacidad al volante como miedo a tomar una curva, a adelantar un coche, a circular por autopista o por cualquier espacio en el que resulte medianamente complicado parar, hasta el extremo de personas que no puedan ni imaginarse conduciendo sin sentir una profunda angustia y afecte a la vida social del individuo, por ejemplo, evitando salir si no hay alternativas de transporte.

La amaxofobia puede tener diversos orígenes en los que destacan tres grandes grupos de personas que lo padecen:

  • Conductores noveles que llevan mucho tiempo sin conducir, y cuando lo retoman no tienen la experiencia necesaria.
  • Personas que han desarrollado con los años ansiedad en la conducción. 
  • Personas que han sufrido una experiencia traumática, como un accidente de tráfico de algún ser querido.

¿Puede superarse la amaxofobia?:

Por supuesto que sí. Como sucede con todas las fobias, la mejor técnica es la de “Exposición”, enfrentarse a aquello que nos provoca miedo, en este caso volver a conducir, se trata de hacerlo muy poco a poco, progresivamente, y con la ayuda de especialistas, profesor de autoescuela y en caso necesario la intervención de un  psicólogo.

Experiencias Driving





CONSEJOS SOBRE UNA CONDUCCIÓN ECOLÓGICA




La “conducción ecológica” o “conducción eficiente” es un modo de conducir el vehículo que tiene como objeto lograr:
  • Un bajo consumo de carburante.
  • Una reducción de la contaminación ambiental.
  • Un mayor confort de conducción.
  • Una disminución de riesgos en la carretera.



Para lograr una conducción eficiente, estas son las principales claves a tener en cuenta:
  • Realizar el arranque del motor sin pisar el acelerador.
  • Iniciar la marcha de la siguiente forma:
    • En los motores de gasolina inmediatamente después de arrancar el motor.
    • En los motores diesel y motores turboalimentados esperar unos segundos.
  • La primera marcha usarla sólo para el inicio, acelerar de forma suave y progresiva y cambiar rápidamente a 2ª a los 2 segundos o 6 metros aproximadamente.
  • Circular en la marcha más larga posible y a bajas revoluciones.
  • Mantener la velocidad de circulación lo más uniforme posible.
  • En los procesos de aceleración, cambiar de marcha:
    • Entre 2000 y 2500 revoluciones por minuto en los motores de gasolina.
    • Entre 1500 y 2000 en los motores diesel.
  • En los procesos de deceleración, reducir la marcha lo más tarde posible.
  • Realizar siempre la conducción con anticipación y previsión.
  • Recordar que mientras no se pisa el acelerador, manteniendo una marcha engranada, y una velocidad superior a unos 20 km/h, el consumo de carburante es nulo.
  • En paradas prolongadas, por encima de 60 segundos, es recomendable apagar el motor.


Otras recomendaciones a tener en cuanta serían:
  • Mantener una temperatura interior adecuada, entre 23 y 24 grados, sin abusar del aire acondicionado.
  • Llevar bien los neumáticos en su presión adecuada.
  • Realizar los mantenimientos periódicos del vehículo.
  • No sobrecargar el vehículo.